Novedades
 

Y de repente, tú

Me despierto y lo primero que veo al levantarme es tu carita sonriente. Sin duda, es el mejor momento del día. Nos podemos pasar minutos intercambiándonos miradas y sonrisas.  Después de tantos años, es ahora que me doy cuenta de lo que significa estar enamorada. Sé que siempre te voy a querer, y es curioso porque cada día te quiero un poco más. Te quiero con locura, pero mañana te querré más de lo que te quiero hoy. ¿Cómo es posible?

Me siento muy afortunada de tenerte. Solo hace 4 meses que tengo el privilegio de ser tu mamá. Ser madre es de las pocas cosas que siempre he tenido claro. Y aunque pensaba que serias fruto de una relación con un príncipe azul (criatura mitológica y fantástica que no existe) ahora me doy cuenta que tenerte sola ha sido la mejor decisión.

Te miro y sigo flipando que seas de verdad. En realidad me considero una mujer con suerte ya que mi recorrido en tratamientos de fertilidad ha sido “breve”. Han sido casi 2 años desde el inicio hasta tu nacimiento. He pasado por 4 IADS, y aún y así me siento muy afortunada. Tengo otras compañeras que están todavía recorriendo este arduo camino hacia la maternidad, pero sé que su meta está cada día más cerca y algún día traerán al mundo un amiguit@ para ti.

 

Alba del Villar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

AMSPE